¿Por qué te gusta Almería?

Almería

COMPARTIR
8

Almería lleva décadas viviendo a su ritmo. La ciudad andaluza es la tierra prometida del movimiento slow, de manejar una cadencia propia que, allí, podría definirse como manejarse ‘tranquilicos’. Si alguien con un poco de ojo se animase a explorar el ecosistema, encontraría una ciudad con el tamaño justo, el clima casi perfecto con el que el Mediterráneo ha tenido a bien obsequiar a este rincón de España, un estilo de vida amable y tranquilo y hasta un coste de vida lo suficientemente asequible como para decidirse a emprender aventuras empresariales sin las urgencia de las grandes urbes.

Aida Casas, 27 años

Aida huyó del centro en busca del equilibrio. El barrio más periférico de Almería se llama San Miguel de Cabo de Gata. A cambio de la lejanía, el pequeño núcleo pesquero es un oasis de aguas cristalinas, gente sencilla y luz inagotable. «Lo que más disfruto es este tiempo estupendo y el mar», explica Aida.

Alfonso Salmerón, 42 años

La calle de Las Tiendas, una de las más tradicionales de la capital, ha visto cómo algunos jóvenes emprendedores vuelven a revitalizarla. Alfonso montó el negocio del que no querría salir como cliente, una tienda de cómics y juegos de mesa. «Desde aquí veo pasar a todo el paisanaje de la ciudad. Y la fauna que tengo en la tienda es de lo más peculiar. Me encanta».

Celso Ortiz, 71 años

Celso lleva toda la vida en Almería, creció a dos pasos de la calle de Las Tiendas y ha sido testigo de su transformación. Lo que más le gusta de Almería es que es una ciudad abierta. «No tiene raíces ni es esclava de sus tradiciones. Eso hace que la gente que llega a vivir se acople muy fácilmente», señala. «Puede que esto que digo no guste a los más fieles a esas tradiciones», explica sonriendo.