COMPARTIR
8

Una italiana, un británico y un srilanqués. Tres personas anónimas que viven en Londres y que representan la multiculturalidad de esta ciudad. Por algo se dice que en Londres cohabitan representantes de todas las razas y pueblos del mundo. Y esto es, precisamente, lo que más destacan de la capital británica los protagonistas de esta sección, junto a su río, el Támesis, que invita a pasear cuando el tiempo lo permite y ofrece las mejores vistas de la ciudad.

Lara Martinotta / 28 años

La multiculturalidad de Londres es lo que atrajo a esta italiana a fijar allí su residencia. Reconoce que el contacto con gente de tan diversas procedencias resulta altamente enriquecedor. “Vivir en Londres me produce los mismos sentimientos y emociones que estar viajando todo el día”. Para Martinotta, Londres es también la ciudad de las oportunidades. Allí encontró su primer trabajo, en una compañía que organiza viajes a Japón. “Aquí, como en Italia, también hay mucha competencia, pero las empresas confían más en la gente que empieza”.

Velalakan Thuraisingam / 40 años

Llegó a Londres hace 10 años. Hoy tiene su propio negocio: una tienda de ultramarinos y souvenirs en una concurrida calle de la capital británica. Viene de un país, Sri Lanka, donde siempre es verano y reconoce que lo que más le costó fue acostumbrarse a ver un cielo gris la mayor parte del año. Por eso le gusta el verano en Londres. Por eso y porque los ingresos de su tienda se multiplican. En Londres siempre hay turistas pero en verano su número crece considerablemente y eso repercute en un negocio en el que el 75% de sus clientes están visitando la ciudad.

Alexander Cunningham / 56 años

De lunes a viernes, da clases de música en un céntrico colegio de Londres. Los fines de semana le gusta explorar la ciudad. “Es una ciudad hermosa para recorrerla andando, especialmente los sábados y domingos, cuando negocios y oficinas cierran y reina la paz”. Londres está plagada de parques, monumentos y bonitos edificios, pero a Alexander le gustan especialmente los que se encuentran a lo largo del Támesis. “Además, tienes la oportunidad de remontar el río en barco hasta Richmond y descender hasta Greenwich y disfrutar de una vistas impresionantes”.