COMPARTIR
18

«Nadie es de Ámsterdam». Es la respuesta espontánea de un camarero al que le acaban de preguntar si es nativo de la ciudad donde trabaja.

Ámsterdam tiene una población de casi 800.000 habitantes, pero pocos de ellos han nacido allí. Nuestros tres entrevistados nacieron en pueblos de los alrededores, pero tienen una estrecha conexión con Ámsterdam, una ciudad hecha para acoger. Unos brazos abiertos para todo aquel que busque sentirse en casa.

CHRISTIAN CONIJN

21 años

Christian se enfrenta cada mañana a 45 minutos de coche para llegar a Ámsterdam, donde trabaja como diseñador gráfico, desde su Wognum natal. Los vehículos van contracorriente en un lugar donde mandan las bicis, por lo que a veces tiene dificultades para conseguir aparcamiento. Mientras pasea por Bergen, animado con un concierto en directo que le hace tener que levantar la voz, recuerda su lugar favorito de Ámsterdam: un pool bar cerca de Weesperplein. “Es bastante grande y la comida es muy buena. ¡Sirven los mejores bitterballen! (una suerte de croquetas de carne picada muy típicas en la cocina holandesa)”.

EVA VREE

33 años

Eva nació en Tegeler. Trabaja como marketing manager y vive al este de Ámsterdam, “en una calle multicultural donde hasta hace poco no había muchos turistas”. Algunos lugares consiguen escaparse de esa inevitable popularización. Es el caso del bar Nieuwe Diep, un idílico edificio blanco en medio de Plevo Park. Prepara su propia ginebra y consigue atraer a los locales en un área que se está volviendo, según Eva, “demasiado hípster para nosotros”. Otro de sus favoritos de la zona es el pub Joost, donde se pueden pedir cervezas de Ámsterdam.

GREETJE VELZEBOER

59 años

Greetje nació en Akersloot, a 34 km de Ámsterdam. La primera vez que fue a la capital acababa de cumplir su mayoría de edad. Debía ir un lunes a hacer unos cursos, pero pidió a su novio que la acompañara el domingo anterior porque no conocía la ruta y no quería equivocarse con los trenes. Cuatro décadas después, Gerard sigue a su lado.

Ella, que trabaja como office manager, va a Ámsterdam, sobre todo, para visitar los ateliers de De Negen Straatjes (“Las nueve calles”, una conocida zona de shopping) o para asistir a algún concierto. Una vez al año, recorre esos 34km en bici con un grupo de amigos.