COMPARTIR
11

A veces, la ciudad más bonita de Italia, quizá de Europa, es un auténtico hervidero de gente. Pero si sales de las rutas más trilladas, madrugas un poco o haces tu escapada fuera de temporada, podrás descubrir los miles de atractivos que brinda Venecia.

Es verdad, cuando llegan las invasiones de palomas y turistas, la plaza de San Marcos parece un campo de batalla. Pero si te acercas un día de invierno soleado y frío, verás una de las plazas más bonitas del mundo. Tómate un café en una de las cafeterías con más solera, como el legendario Gran Caffè Lavena, en vez del archiconocido Florian. Bébetelo en la barra, como los de aquí, y no pagarás ni dos euros.

Mattia Carlon (20 años)

Mattia ha quedado con sus amigos a última hora de la tarde para tomar un aperitivo en Corte dell’Orso, un acogedor bar de barrio. Trabaja como dependiente en el supermercado Champion del casco histórico. Natural de Mestre, en la Venecia en tierra firme, ahora vive a caballo entre su ciudad natal y la isla.

Afirma que vivir en un lugar sin coches hace que andes mucho; eso es lo especial de La Serenissima. “Pero para ver otra Venecia, os recomiendo ir en kayak por los canales. Puedes alquilar uno en www.venicekayak.com”.

Arben Bushpepa (39 años)

Albanés de nacimiento, Arben lleva Al Timon eno-ostarie, en el barrio de Cannaregio. Hace veinte años que aterrizó en la ciudad que ahora tanto quiere. Además de pasar por su bar para disfrutar de un vaso de vino o un spritz acompañado de unos cicchetti (riquísimas “tapas” caseras que solo te costarán un euro), piensa que lo mejor para huir de las multitudes es visitar las pequeñas islas de la laguna. “Y, por lo menos un día, madruga y sal incluso antes de que amanezca para ir a donde te lleven los pies. Te aseguro que llegarás a rincones de Venecia que no encontrarás en ningún mapa”.

Alessandra Zoppi 

Sin edad definida (“¡Eso no se pregunta!”), Alessandra vive en el fantástico Palazzo Barbarigo en San Marcos. Nacida en Mantua, se vino a Venecia porque su marido es de aquí. “En Venecia siempre estás rodeado de belleza. Entre museos, galerías y teatros, la oferta cultural es enorme y, a diferencia de Londres o Nueva York, no tienes que planear con semanas de antelación dónde o cuándo quedar con los amigos”.

A Alessandra le preocupa el futuro de la isla y espera que pronto vuelvan a abrirse negocios para frenar la despoblación que está sufriendo la ciudad.