COMPARTIR
2

El aeropuerto de Múnich tiene un nuevo trabajador: el robot Josie Pepper. Con su metro veinte de altura, es el primero que se prueba en el país y recibirá a los pasajeros, se encargará de darles la información y responder a sus preguntas en la terminal 2 y el edificio satélite.