COMPARTIR
2

Lisboa es un imán para los foráneos. Más del 50% de la compra de vivienda es de ciudadanos extranjeros, en su mayoría, franceses y chinos. ¿Los motivos? Precios competitivos, buenos alicientes fiscales y la propia ciudad.