COMPARTIR
2

Saltó a la fama por Harry Potter y puede estar muriendo de éxito. Más de 3.000 personas visitan la Librería Lello al día, lo que ha llevado a los dueños a cobrar entrada y pedir que no se usen palos selfi. Igualmente, quizá sea la única librería del mundo donde hay cola todos los días