COMPARTIR
3

Bruselas tiene unos nuevos embajadores. Son diminutos, azules y viven en setas: los pitufos. Creados por Pierre Culliford, Peyo, nativo de la ciudad, el Ayuntamiento ha puesto en marcha una campaña en la que enviarán estatuas de pitufos a otras capitales de Europa. Hay que recordar que en Bruselas está el pitufo más grande del mundo, una estatua de de cinco metros y nueve toneladas.

Foto:  Koverninska Olga – Shutterstock