COMPARTIR
2

Los silbidos ofensivos, las groserías e insinuaciones sexuales serán multados en las calles de Ámsterdam. Es la primera ciudad holandesa que regulará este tipo de comportamientos, con sanciones de hasta 4.100 euros. En el Congreso de la nación hay una propuesta similar, que cuenta con el apoyo de la mayoría de las fuerzas.