COMPARTIR
2

En Rumania, en 1947, el régimen comunista obligó a abdicar a Miguel I. El royal volvió a su país en 1997 y fue reconocido como ex jefe de Estado, además de devolverle algunas de sus posesiones. Muerto en 2017, su corona pasa ahora a su hija Margarita, nueva cabeza de la Casa Real rumana.