COMPARTIR
2

Siguiendo los pasos de Lisboa, la segunda ciudad de Portugal establece su tasa turística con la que espera recaudar seis millones de euros para poder mantener una oferta de calidad. Están exentos los menores de 13 años, las personas con discapacidades del 60 % y las que lleguen a la ciudad para recibir tratamientos médicos.