COMPARTIR
2

El Jardín Botánico ya era el hogar de muchos insectos, pero ahora con su nuevo hotel ya es el paraíso. Entre un huerto y un estanque de agua dulce se ha instalado una serie de estructuras para que abejas silvestres, avispas, crisopas o tijeretas nidifiquen y sobrevivan al invierno.