COMPARTIR
3

Un año se ha tardado en construir el restaurante The Pearl, en el que los comensales se sumergen en una piscina y desgustan la comida en una cabina a cinco metros de profundidad. Los camareros, lógicamente, son buzos entrenados.