COMPARTIR
2

La fortaleza del cabo Enderrocat, en Mallorca, estaba en un estado ruinoso. Situada en un área natural protegida, su propietario decidió convertirla en un hotel, pero respetando la esencia arquitectónica del edificio y su entorno medioambiental. Tan bien lo ha hecho que le han otorgado uno de los galardones de los premios europeos Patrimonio Cultural 2017.