COMPARTIR
5

Una ciudad monumental y fortificada a las orillas de un mar azul. No es extraño que los responsables de Juego de tronos escogieran Dubrovnik, la llamada “perla del Adriático”, para convertirla en Desembarco del Rey, capital de los Siete Reinos. 

La popular serie basada en la saga de George R. R. Martin es conocida por no tener piedad con sus personajes. En el universo de Juego de tronos cualquiera puede ser degollado, mutilado o calcinado por un dragón. Martin reservó para uno de sus personajes más carismáticos una humillación a la altura de su crueldad.

Cersei Lannister (Lena Headey), la todopoderosa Reina Madre, es condenada a redimir sus pecados llevando a cabo el “camino del arrepentimiento”: deberá atravesar la ciudad, completamente desnuda, soportando vejaciones, obscenidades y carcajadas de sus súbditos. Su calvario se inicia en lo alto de la escalinata barroca que lleva a la iglesia de San Ignacio de Loyola, en pleno corazón del laberíntico casco histórico, y finaliza en la puerta Plôce, en el lado este de las murallas.

A lo largo de su recorrido de más de dos kilómetros, las murallas ofrecen vistas inmejorables al Adriático y al casco antiguo de Dubrovnik, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1979.