COMPARTIR
10

La escena más famosa de El hombre que sabía demasiado se desarrolla en el Royal Albert Hall de Londres. Un político, una pistola, un asesino, una madre aterrada cuyo hijo ha sido secuestrado, una orquesta, unos platillos… Con estos elementos Hitchcock armó una de las secuencias emblemáticas de su filmografía, a la vez que un ejemplo canónico de creación de suspense. El filme se inicia, sin embargo, en Marrakech, donde un matrimonio norteamericano (James Stewart y Doris Day) llega con su hijo para pasar unos días de vacaciones.

Las primeras escenas muestran algunos de los lugares más reconocibles de esta bulliciosa ciudad: el zoco, el hotel La Mamounia, la puerta Bab Doukkala… Pero es la plaza Jamaa El Fna, centro neurálgico de la Medina, la que ocupa un lugar central en la historia, ya que es donde los protagonistas presencian un asesinato que va a convertir sus vidas en una pesadilla. La plaza es el auténtico corazón de la ciudad, ya sea por el día –con sus tenderetes de especias y encantadores de serpientes– como por la noche, cuando se llena de puestos de comida y música en vivo.

FICHA TÉCNICA:

TITLE: The Man Who Knew Too Much (1956)

DIRECTOR: Alfred Hitchcock

WRITERS: John Michael Hayes

CINEMATROGRAPHY: Robert Burks

CAST: James Stewart, Doris Day, Brenda de Banzie