COMPARTIR
3

“Altea es auténtica y con mucho sabor, con rincones donde las olas del mar transparente marcan los minutos y con miradores que dejan sin palabras”. Así nos describe su ciudad natal la polifacética periodista Mamen Asencio. Un paisaje delicioso, con aroma a azahar y poderosamente mediterráneo en el que se alza desde 2007 la primera iglesia ortodoxa rusa de España. Con estética genuina del s. XVII, el denominado templo del Arcángel San Miguel cuenta con materiales traídos directamente desde las gélidas tierras de los Urales. Un promotor ruso eligió la apacible localidad de Alicante para levantar este llamativo edificio en una parcela cedida por el Ayuntamiento y, hoy en día, allí acuden tanto feligreses como viajeros curiosos. ¿Dónde? Urbanización Altea Hills.