COMPARTIR
5

Mis últimas vacaciones fueron redondas. Me dio tiempo a viajar a ciudades que no conocía, volver a encontrarme con mi familia en mi Málaga querida, descansar y conocer gente increíble. Maite fue una de ellas. Ocupaba el sitio de la ventanilla, justo al lado del mío, en mi viaje a Barcelona. Antes del despegue sacó de su bolso El Maestro y Margarita, uno de mis libros favoritos, y no dudé en decírselo. A partir de ahí comenzó nuestra conversación, que continuó en un café del aeropuerto cuando aterrizamos en Barcelona y a la que seguirán otras muchas.

RAÚL G. LAGO

Málaga – Barcelona

Seat 11 B