COMPARTIR
4

Cuando volvía de Almería no podía dejar de pensar en mis abuelos. La ciudad me encantó y también las escapadas que hicimos a sus alrededores. De todas ellas me quedo con la visita al desierto de Tabernas y al lugar donde se rodaron algunas de las películas del Oeste más famosas de los 60 y 70. Esas que durante los veranos de mi infancia veía a la hora de la siesta en casa de mis abuelos. ¡Seguro que a ellos les habría encantado esta excursión!

EFRAÍN SÁNCHEZ-CASTRO

Barcelona – Almería. Seat 6D