COMPARTIR
4

Volver a Lanzarote siempre es una experiencia inolvidable. Este verano tuve la oportunidad de conocer un lugar totalmente recomendable: El Caserío de Güime. Se trata de un pequeño hotel rural de solo tres casas independientes con piscina en el pequeño pueblo de Güime. Está muy cerca de los viñedos y de los lugares interesantes que visitar de la Isla de los volcanes. Lanzarote siempre guarda sorpresas y este lugar es una de ellas. Perderse por la isla y luego regresar a este oasis bien merece una visita.

ESTHER CASEIRO

Barcelona – Lanzarote. Seat 2D