COMPARTIR
4

Si eres amante de la lectura, no habrá biblioteca que no te haga suspirar. Pero esta lo hará con más motivo. Se encuentra en un rincón de Roma y es la Biblioteca Angelica, fundada en 1604. Fue la primera de carácter público, aunque hoy es un lugar poco conocido para los turistas, lo que la hace aún más especial. Cuando entras en su sala enorme y llena de historia, es como si te transportaras en el tiempo. Imposible no quedarse perplejo ante tanta belleza.

MARÍA JOSÉ HERNÁNDEZ

Alicante – Roma. Seat  27C