COMPARTIR
4

Muchos lugareños y turistas caminan por los pintorescos senderos de los Jardines de Cismigiu. Un encantador parque urbano donde los jóvenes, viejos, amantes y solitarios se reúnen para jugar, descansar, leer o pensar. Las vistas, los sonidos y los olores de un soleado y fresco día de otoño fueron encantadores. Las guías tenían razón cuando dijeron que este era un lugar que no debía perderse en una visita a Bucarest. El encanto inesperado nos llenó de sorpresa y grabó buenos recuerdos. ¡Una visita encantadora!

CYNTHIA BARASZ  

Barcelona-Bucarest. Seat 12D