COMPARTIR
5

Vuelvo a Lyon con cierta melancolía por los días de descanso que ya terminaron pero repleto de energía. El sol de Málaga no solo ha dorado mi piel sino que ha recargado mis pilas para los próximos meses. Los paseos frente al Mediterráneo han sido la mejor terapia de choque posible después de un primer trimestre del año donde el trabajo no solo no me ha faltado, más bien me ha sobrepasado. ¡Ahora estoy preparado para lo que venga!

ALAN GABAL

Lyon – Málaga

Seat 11B