COMPARTIR
4

Nos contaron que Lanzarote era una isla muy pequeña, que podía recorrerse en cuatro días. ¡Qué gran error! Lanzarote es una isla con multitud de rincones por conocer. Es impresionante por su paisaje, siempre distinto. La luz es mágica a cualquier hora del día. Nos encantó la isla entera, sobre todo la zona norte. Y, por supuesto, la playa de Famara, un arenal interminable, con olas infinitas, y una arena de suavidad extrema. Perfecta para aficionados al surf y a la fotografía. ¡Volveremos, Lanzarote!

JÚLIA GISPERT SAURA

Barcelona-Arrecife. Seat 25E