COMPARTIR
4

A mi mediana edad, esta es mi primera visita a Barcelona. Después de visitar museos, plazas e iglesias, subí en teleférico a la montaña de Montjuïc un domingo por la tarde. Las vistas de la ciudad desde allá arriba eran fantásticas. El Museo Nacional de Arte de Catalunya fue mi última parada. Además de la maravillosa arquitectura y el arte catalán, la panorámica de la Fuente Mágica de Montjuïc desde el patio exterior era memorable. Los visitantes pudimos sentarnos en el patio del café hasta que oscureció y comenzó el espectáculo de luces. El espectáculo fue sensacional.

CAROL PENG

Sevilla – Barcelona. Seat 11F