COMPARTIR
4

Ciudad pequeña y hermosa, más lo segundo que lo primero. Tallin enamora nada más pisarla. Su centro histórico es de esos lugares en los que uno desea perderse durante horas. Mi cámara está repleta de imágenes de impresionantes edificios medievales de tejados anaranjados que, ahora en el avión, no puedo parar de mirar. Espero volver pronto a esta maravillosa ciudad. ¡Hasta pronto, Tallin!

CELESTE ZALDIVAR

Barcelona – Tallin. Seat 11A