COMPARTIR
5

Llegamos sin tener ni idea de todo lo que puede ofrecer Sicilia. Siempre nos fascina la idea de improvisar durante los viaje así que, en este caso, después de dos días en Catania, nos decidimos a alquilar un coche y dejarnos caer por otros rincones de la isla. Palermo, Siracusa, la propia Catania… Sicilia nos fascinó por el ajetreo de sus calles, la amabilidad de sus gentes, sus espectaculares playas… Ahora que la conocemos un poco mejor volveremos a visitarla más a menudo.

ELENA SILVA/ KAREN LOBSTROM

París – Catania

Seat 26A/ 26 B