COMPARTIR
5

Mi hotel estaba cerca por lo que no había tarde que no acabara con un largo paseo por el Parque HaYarkon, el Central Park de Tel Aviv. Un lugar donde tomar el pulso a esta ciudad tan fascinante. Mientras esperaba la puesta de sol, me sentaba en un banco a ver jugar a los muchos grupos de jóvenes con sus frisbees, a parejas con sus niños o gente paseando con sus perros… Mimetizada con el paisaje, allí me sentía una telaviví más.

THERESA LLUNC

Roma – Tel Aviv

Seat 22A