COMPARTIR
4

En mi primera visita a la ciudad del amor, pasé un fin de semana disfrutando del amor, pero a mí misma. Me apunté a un recorrido gratuito por las joyas escondidas de París. Es una excelente forma de ver la ciudad desde un punto de vista diferente. Caminando, escuchando a la gente hablar en francés, admirando sus obras de arte, rápidamente caí enamorada de esta romántica ciudad y creció mi amor hacia mí misma por estar allí.

SAMANTHA LIZARDO

Copenhagen – Paris. Seat 25B