COMPARTIR
4

Me encanta descubrir sitios especiales fuera de las zonas turísticas. En mi último viaje a Madrid, hice una ruta de “arquitectura diferente” por el barrio de Salamanca. Me sorprendió encontrarme con una cafetería de aire neoyorquino (Waycup Specialty Coffee) cuyo café me recordó al que bebo en Alemania. El local es pequeño, pero tiene encanto y merece la pena pararse a charlar con sus dueños, dos jovencísimos ucranianos. Mi novia, que no toma café, se puso las botas a té matcha y cookies caseras.

JÖRN WEBER

Barcelona-Madrid. Seat 10A