COMPARTIR
5

Ciudad preciosa, con un espectacular anfiteatro romano, Verona tiene además la ventaja de no estar demasiado lejos del lago Garda. El más grande de los lagos italianos es, probablemente también, el más visitado del país. Pese a que no éramos precisamente los únicos turistas, me entusiasmó nuestra visita a algunos de sus pueblitos, entre ellos Sirmione. Aunque nosotros los recorrimos en un coche alquilado, también existe la posibilidad de tomar un transbordador que comunica distintos puntos alrededor del lago. Sea como sea, la visita merece la pena.

OSVALDO RESINES

Barcelona – Verona

Seat 12A