COMPARTIR
4

Es un molino de más de cinco siglos de antigüedad que estuvo funcionando como tal hasta 1920. Después se utilizó para diversas actividades hasta que en los 80 fue restaurado y pasó a ser la sede del Museo del Papel de Basilea. Allí siguen a día de hoy elaborando papel e imprimiendo libros con técnicas artesanales. El papel que yo misma fabriqué, con la ayuda de los técnicos del museo, por supuesto, lo conservo con especial cariño entre los recuerdos de mis viajes.

ELISA TEBAS

Barcelona – Basilea. Seat 12 A