COMPARTIR
22

¿Preparados para vibrar con el mejor deporte en un entorno asombroso? Sí, normalmente hablaríamos del Museo Van Gogh o del Barrio Rojo o de los icónicos canales o de la casa de Ana Frank o de tantos reclamos de una metrópolis excepcional. Pero cambiamos de aires porque llega el Maratón de Ámsterdam, una cita con solera y de referencia internacional. En 2016 más de 200.000 personas abarrotaron las calles de la emblemática urbe y más de 10.000 voces corearon a los corredores en el imponente Estadio Olímpico al final de la carrera.

Al trote y al galope, la actualidad holandesa cada mes de octubre este año, el día 15 la protagonizan, en parte, los denominados runners. Como mandan los cánones, encaran un recorrido de 42 km y 195 metros con unas panorámicas despampanantes. Las que nos sirve Ámsterdam en bandeja de plata.

El punto de partida de esta carrera data de mayo de 1975, de modo que ya se cumplen 42 ediciones. Una efeméride simbólica porque la cifra coincide con la distancia de esta exigente y carismática exaltación del atletismo. Una osadía. De ahí que tanto los organizadores del evento como todos los amantes del deporte recomienden extremar las precauciones mediante un entrenamiento riguroso, continuo y completo para vivir este sacrificio de forma saludable.

Photo: Karel Delvoye

 

“Honrar a Filípides, al menos una vez en la vida, es un bonito aliciente para tu hoja de servicios como fondista vocacional. Hacerlo bien entrenado, guiado por un profesional de la educación física y tras haberte sometido a una prueba de esfuerzo no debería ser aconsejable: debería ser obligatorio. El maratón no es ninguna comedia y tomárselo a chufla puede acabar incluso en melodrama”. Consejos del redactor jefe de Runner’s World, Alberto Hernández, para Ling.

Recordemos que Filípides fue un héroe de la Antigua Grecia, a quien se atribuye el origen de este gran espectáculo deportivo de nuestros tiempos. Cuenta la leyenda que el famoso soldado griego cubrió el trayecto cerca de 40 km desde la ciudad de Maratón sí, de aquí viene hasta Atenas para anunciar la buena nueva de la victoria sobre el ejército persa en el 490 a.C. Y lo hizo a pie, claro. Sobreviviendo a las condiciones adversas de la época.

Photos: Merijn Roubroeks and Wouter Roosenboom

Incluso la mitología aumenta su gesta, pero esa es otra historia. Volvamos de nuevo al arco de salida y de meta, la infalible Ámsterdam, donde se han habilitado 16.500 plazas para este maratón extraordinario, galardonado por la IAAF con el Road Race Gold Label, un reconocimiento que premia a las mejores carreras y que también poseen otros colosos como París, Berlín, Boston, Londres y Nueva York.

Photo: Merijn Roubroeks
Photo: Merijn Roubroeks

 

Miles de Filípides se reunirán para competir, ponerse a prueba o superarse a sí mismos. El Estadio Olímpico, que albergó los Juegos Olímpicos de 1928, ejerce de prólogo y epílogo de una jornada que arranca por la mañana y se desarrolla durante varias horas en los alrededores de Ámsterdam. Un circuito llano, rápido y vistoso, que afronta los últimos kilómetros junto al hermoso Vondelpark.

Raúl Gil, atleta profesional español, anima a los valientes que se atreven a trazar los 42,195 km y valora el trabajo de “los meses previos, de sacrificios de todo tipo: familiares, personales, meteorológicos, etcétera. Pero la satisfacción de cumplir tu objetivo puede con todo. Menos con una cosa que debe estar siempre por encima: tu salud”.

Photo: Merijn Roubroeks

 

De nuevo, la importancia de la salud. Que nadie descuide la preparación física, incluso quienes se sientan en plena forma. Y, por qué no, los días anteriores o posteriores a esta gran fiesta del deporte, el visitante puede más bien, debe organizar otro maratón; esta vez, de ocio, cultura y gastronomía. Seguro que así, de ruta por la bella Ámsterdam, el rendimiento aumenta ante cualquier desafío.

Desde la web Sportravel.es, cuyo lema indica que “El mundo es un gran lugar para correr”, sugieren aprovechar esta convocatoria para “disfrutar de una de las ciudades más activas y cosmopolitas del continente”. Además, este evento, que se ha pensado para el deleite no solo de los expertos, sino de todas las familias, permite participar en un medio maratón y en una prueba de 8km. Todo se coordina desde la web oficial.

Photo: Sjoerd Tullenaar

 

De modo que, aunque finalmente no nos pongamos las zapatillas de runners, vayamos calentando. Podemos vivir el espíritu del maratón como espectadores entusiastas. Ámsterdam nunca defrauda. Vibremos con el mejor deporte en un entorno asombroso.

Photo: Vincent van den Boogaard