COMPARTIR
7

Salen a correr cuando es de noche y hay luna llena, igual que los lobos. De hecho, en cierto modo, parece que se identifican con este animal ya que su grito “de guerra” suena igual que su aullido y siempre van en manada. Son los moon runners y una noche al mes corren en libertad por los alrededores de Barcelona con la luna como única guía.

“La Full Moon Run no es una carrera nocturna”, explican desde la organización; “no hay chips de corredor ni precio de inscripción… y se celebra exactamente el día de la luna llena de cada mes. Caiga en lo que caiga. Y caiga del cielo lo que caiga”. El objetivo es divertirse, disfrutar de cada zancada y desconectar del estrés del día.

Todo surgió en el verano de 2015, cuando Carlitos González estaba preparando su quinta maratón. Una noche, durante un entrenamiento largo y solitario, se dio cuenta de que una luna llena y enorme le acompañaba en sus pasos. En ese momento, decidió romper la monotonía y apagar su linterna frontal para correr iluminado exclusivamente por la luz de su repentina compañera. Una idea fue tomando forma en su cabeza: compartir esa experiencia con todo el mundo. Así lo hizo y ya son 25 lunas las que ha compartido con otros moon runners.

Cualquiera puede unirse a la manada, solo hay que apuntarse en la web y esperar a que el día de luna llena te desvelen la hora y el lugar de encuentro. Después, comienza la carrera a través de caminos sencillos, sin desniveles y de 8 kilómetros como máximo. Sin GPS, sin linternas y con la única compañía de la luna y de unos cuantos “lunáticos sonrientes” a los que les encanta la noche y la naturaleza.