COMPARTIR
9

Brauerei Zum Schiffchen es uno de esos restaurantes alemanes alemanes: tradicional, con buen codillo y mejor cerveza. Y así ha sido desde 1628, cuando abrió sus puertas por primera vez para saciar la sed y el hambre de marineros, lugareños y alguna que otra celebridad. Este local con tanta solera presume de ser el más antiguo de la ciudad de Düsseldorf y de haber servido a grandes personalidades.

Su historia comenzó cuando Wilhelm Hütten recibió un permiso ducal para construir una posada y una cervecería fuera de los muros de la ciudad y cerca del puerto. Al nuevo local lo llamó Zum Schiffchen y empezó a servir cerveza, vino y comida a precios razonables.

El negocio iba viento en popa y algunos escritores y poetas famosos, como Heinrich Heine, lo eligieron como su local favorito. Sin embargo, su cliente más reputado de todos los tiempos fue Napoleón Bonaparte, que en 1811 eligió el restaurante para celebrar una victoria junto al resto de sus generales. Comieron y bebieron en una esquina que, desde entonces, se ha llamado ‘El Rincón de Napoleón’.

Ubicado en el Altstadt de Düsseldorf, el casco antiguo, Brauerei Zum Schiffchen es uno de los locales con más encanto y autenticidad de la ciudad. Aunque siempre ha estado en el mismo lugar, el edificio ha sido reconstruido a lo largo de la historia a causa de diferentes bombardeos que sufrió la ciudad; además de haber sido ampliado en dos ocasiones. Aun así, tanto en el exterior como en el interio mantienen acabados de piedra y madera de estilo antiguo.

El codillo de cerdo, tanto asado (en alemán, Eisbein) como cocido (Schweinshaxe), acompañado de una Altbier, la cerveza propia de ciudad, son la mejor elección. Prost!

 

Photo: Kürschner